logofnc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Instagramtwitter3youtube

Por el gremio Del Comité Departamental Discurso del Primer Vicepresidente del 85 Congreso Nacional Cafetero, Dr. Luis Oliver Montealegre Guzmán (Delegado del Tolima)

Discurso del Primer Vicepresidente del 85 Congreso Nacional Cafetero, Dr. Luis Oliver Montealegre Guzmán (Delegado del Tolima)

 

discurso

 

 

Manizales, diciembre 5 de 2017

 

Buenos días


Quiero ante todo agradecerles la confianza y el apoyo brindado para que el Comité del Tolima, en cabeza mía, asumiera la primera Vicepresidencia del Congreso Nacional de Cafeteros. Me uno, en esta destacada posición, al presidente del Congreso, señor Marcelo Salazar Velásquez, delegado del Comité de Caldas, y al segundo vicepresidente, señor Ricauter Reyes Cañizares, delegado del Comité Cesar- Guajira.


Nos encontramos de nuevo en esta importante cita que representa la unión y la disciplina gremial, en la bonita ciudad de Manizales, donde además de dar cumplimiento al curso de la descentralización, nos unimos también a la celebración de los 90 años de existencia del Comité de Cafeteros de Caldas.


Destaco igualmente el valioso trabajo en equipo entre el Comité de Caldas, la gobernación y la alcaldía municipal, en aras de sacar adelante la caficultura de este próspero departamento.


Reciban todos ustedes, señores delegados, una cordial bienvenida al ochenta y cinco Congreso Nacional de Cafeteros, evento en el cual tenemos el compromiso de la participación, el consenso y la unidad, frente a los temas que estarán sobre la mesa para su estudio, en un ejercicio de juicioso análisis, que nos ha de conducir a las sensatas decisiones que harán de la sostenibilidad, la productividad y la rentabilidad del productor, un camino seguro para recorrer el acontecer cafetero de los próximos años.


Con estos propósitos, hagamos primero un breve repaso de algunos hechos que en este 2017, que está por terminar, fueron de gran significado para la institucionalidad cafetera y merecen resaltarse. Pero para hablar de ellos, debemos primero mencionar a nuestro Gerente General, Dr. Roberto Vélez Vallejo, impulsor entusiasta de los eventos que voy a enumerar. El primero de ellos fue la reforma de Estatutos de la Federación. Una decisión de los caficultores colombianos, a quienes la administración dio plena autonomía para cumplir con este primordial objetivo, que contó con la motivación y participación de los líderes cafeteros. Hay que destacar el máximo de socialización con que se llevó a cabo esta tarea democrática. Hoy es un hecho cumplido como también lo es la aplicación del Código de Ética y Buen Gobierno.


Destaco la constante comunicación del Gerente General con los líderes y bases cafeteras en un diálogo transparente y de doble vía. En esta misma dirección, con grata sorpresa veo en el Programa del Congreso un Conversemos con el Gerente, para que entre todos presentemos nuestras inquietudes y propuestas.


Acto seguido me quiero referir a la celebración de los 90 años de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Muy pocas empresas tienen el privilegio de llegar a esa edad de la sabiduría, sumando tantos logros. Pero quizá lo más importante, es que continúa vigente y con un armazón sólido para seguir construyendo la historia cafetera del país. De ésta celebración resaltamos la alegre participación de todos los caficultores. Fue una verdadera fiesta cafetera, donde la innovación en aspectos culturales, propios de cada región, engalanaron este especial aniversario.


De otra parte, no podemos dejar de mencionar el exitoso Foro Mundial de Productores de Café, realizado en la ciudad de Medellín, que nos puso a soñar con una participación más equitativa y justa en el mercado cafetero. Con este foro, Colombia volvió a retomar el liderazgo mundial en temas cafeteros.


Su principal propósito consistió en buscar la corresponsabilidad en la cadena comercial, para lograr un precio más digno que le permita al cafetero una mayor remuneración por su trabajo. En este sentido, hemos visto al doctor Roberto Vélez en la OIC y en otros escenarios internacionales y con diferentes actores, sensibilizando y haciendo énfasis en esta corresponsabilidad.


Así también resaltamos el Encuentro de Jóvenes Cafeteros donde se dio el espacio para escucharlos y percibir su sentir sobre la visión de la caficultura colombiana. Con este evento estamos seguros de haber sembrado con firmeza lo que será la caficultura de los próximos años.


A los comités departamentales nos queda la tarea de seguir promoviendo encuentros regionales de jóvenes, con el apoyo de los que asistieron al encuentro nacional. Nuestro reto es el de incentivarlos, empoderarlos y encauzarlos para que nos apoyen en los ejes de la estrategia de la Federación.


En esta misma línea hay que subrayar el primer Encuentro Departamental de Mujeres Cafeteras realizado en el Huila, evento que convocó a más de 60 mujeres de 10 departamentos cafeteros de Colombia, en donde se hizo un especial reconocimiento al aporte de la mujer a la caficultura.


No puedo terminar estos apartes sin hacer mención al encuentro cooperativo, donde se revisaron en detalle los principales aspectos del sector cooperativo cafetero, con el fin de lograr, entre otros compromisos, una mayor cooperación, la protección y aseguramiento de la garantía de compra, un nuevo relacionamiento con reglas claras y alcanzar una mayor rentabilidad para el productor y una real viabilidad económica de las cooperativas.


Pasando las hojas del almanaque y viendo lo que nos depara el 2018, tenemos también muchos retos por cumplir. Mencionaré solo algunos, empezando por el que será el más importante y trascendente: la cita gremial con las Elecciones Cafeteras.


El reto es inmenso, pues todos queremos que el 67 por ciento de participación alcanzado en las Elecciones Cafeteras del 2014, se supere con transparencia y legitimidad, pues el proceso deberá reconocer a los elegidos y a la Federación, como la entidad legítima que representa a los caficultores de Colombia. Bajo la sombrilla de una verdadera unidad cafetera elegiremos a los representantes de 374 Comité Municipales y de 15 Comités departamentales.


No puedo tampoco dejar de hacer mención a la política central de la Gerencia General en lo que tiene que ver con la búsqueda de la rentabilidad del caficultor, y para ello nosotros, como líderes, debemos dar ejemplo de todo lo propuesto en la actividad educativa Más agronomía más productividad, pues ni en la variedad, ni en la edad, ni en la nutrición debemos equivocarnos. La productividad es fundamental para esa búsqueda de la rentabilidad.


De igual manera necesitamos inversión para el mejoramiento de las vías terciarias, en cada uno de rincones de nuestra geografía cafetera. En este sentido esperamos la firma del contrato de los recursos OCAD-Paz con el Gobierno Nacional para contar con una adecuada infraestructura vial.


El quehacer se nos extiende, además, a lograr la máxima cobertura en servicios para las necesidades primarias como la salud, el agua potable, el saneamiento básico y energía.


Sea esta también la oportunidad para colocar sobre la mesa otros temas álgidos que nos deben llevar a la reflexión. Si bien es cierto han sido dos años de precios aceptables y buen nivel de producción, aún no hemos logrado un equilibrio financiero, ni tampoco el pago de nuestra cartera cafetera.


Tampoco estamos preparados para afrontar una nueva crisis, por variabilidad climática o por la volatilidad, que traigan consigo la caída de la producción y/o de los precios y no tenemos alternativas frente a la escasez de mano de obra y los altos costos de formalización laboral y bancaria.


Se suman de igual forma a estas inquietudes, el no contar con mecanismos de estabilización de precios y/o seguros de cosecha, ni disponer de un adecuado mecanismo que garantice el uso de las ventas a futuros de café.


Requerimos también de precios retributivos de los costos de producción, incluidos los nuevos costos de formalización laboral y acceso a seguridad social, que además permitan la rentabilidad del negocio para lograr el bienestar del caficultor y su familia.

 

Pasemos ahora a otro aparte que igualmente nos compete en estas líneas, y es el de agradecer al Señor Presidente de la República, doctor Juan Manuel Santos, por el apoyo recibido durante sus años de gobierno, entre los cuales destaco, el programa de Ingreso al cafetero PIC y el Acuerdo por la Prosperidad Cafetera, acompañamiento que fue fundamental para los productores en los momentos de crisis. Y, por último, enfatizar en el sentido de lo que ha representado el proceso de paz. Ahora bien, en este orden de ideas, la institucionalidad cafetera es garantía de confianza para que el gobierno y otras organizaciones puedan comprometer a la Federación en la ejecución de recursos.


Por último, no puedo dejar pasar esta oportunidad sin referirme a la estrategia de la Federación, pues es nuestra carta de navegación. Es entendible la cantidad de recomendaciones y solicitudes que llegan de los Comités, pero para poder lograr los resultados esperados debemos priorizar las tareas fundamentales y de esa manera alinearnos con los recursos, pues ese es el único camino que nos ha de permitir alcanzar el logro de esas labores.


Con la esperanza de una verdadera recuperación económica, demos paso al Congreso Nacional de Cafeteros con los mejores deseos de resultados exitosos. Para todos ustedes y sus familias, una muy Feliz Navidad.


Muchas gracias.

Regresar

Timeline Twitter

Banner
Banner

Boletín electrónico

Suscríbete al boletín para recibir "El Cafetín" con toda la información relacionada con CaféPaisa